martes 29 abril, 2008
Etiquetas: , ,

La Piedra de la Iglesia, Catedral Natural

Las playas del litoral adyacentes a la desembocadura del río Maule está compuesta por una serie de formaciones rocosas de extrañas y atrayentes formas. Estas formas fueron modeladas por la incesante acción del viento y la fuerte marea que abunda en ciertos sectores de ésta zona costera.

Entre las variadas formas rocosas destaca una gran mole de roca con un portal en el medio que la cruza transversalmente llamada Piedra de la iglesia. Este estructura de piedra ha llamado la atención desde la colonia incluyéndose una gran ilustración de la misma en el libro del naturalista Francés Claudio Gay “Atlas de la historia física y política de Chile” e incluso a llegado a influir relatos mitológicos populares de la zona huasa de nuestro país:

Según Oreste Plath “En la playa de Constitución se levanta una gigantesca mole abovedada de gran altura y unos doscientos metros de largo, que presenta una entrada de forma semi ojival que horada el peñasco de un extremo a otro y cuando el mar baja permite penetrar en su interior, en el cual se ven extrañas transparencias del agua y se recogen algas multicolores.

En las noches de tormenta, entre el rugir del trueno y el alumbrar del relámpago, se reúnen los náufragos del Océano Pacífico.
En estas ocasiones, la roca se viste de curiosos fulgores y en su cima aves invisibles hacen coro con sus graznidos al estrépito del mar que es como un eco que resuena en los cerros y rocas vecinos.”

Por otro lado y en el mismo sentido Elena Wegener nos comenta que “Esta inmensa mole, a la que el mar embravecido no ha logrado desintegrar en miles de años, atrae las miradas de todos. Hay en su interior altares majestuosos, helechos y flores bellísimas. Dos puertas la atraviesan paralelamente y la luz del sol, al cruzarlas, le da un aspecto fantástico. Cuantos han intentado franquear estas puertas, en busca de belleza exótica y desconocida, no han vuelto más.

Avanzada la noche y a unas cuantas señas del campanario, sale una procesión de víctimas ataviadas con blancas mortajas y velas encendidas, llega a la playa y continúa hasta otra roca, la Roca de las Ventanas, donde desaparece.”

En algunas ocasiones una o dos veces en el año, por causas naturales de mareas, posición de la luna y otros eventos, el mar retrocede a niveles extraordinarios. Por estas razones baja el nivel del mar en la orilla, permitiendo ingresar a su interior sólo por algunas horas del día.

Esta “Piedra” es y será uno de los símbolos naturales mas potentes de la sinuosa geografía de nuestro Chile.

Enlaces relacionados con el tema
Autor/Fuente
MiDulcePatria Rescatar y fomentar la cultura intelectual y popular, así como dar a conocer las diferentes tradiciones de Chile es la labor de Mi Dulce Patria.
separa_entrada