martes 27 diciembre, 2011
Etiquetas:

Plañideras, las lloronas de los velorios

Plañidera viene de plañir (sollozar) del Latín “Plangere” y es el nombre que se le dió a las mujeres que eran contratadas para llorar a algún difunto de manera que su lamento se convirtiera en una especie de purificación al aumentar la tension dramática del momento.

Es así que esta tradición se llevara a cabo en aquellos ya tan escasos velorios en que la ceremonia de acompañamiento de la familia en su pesar pasaba a ser un ritual que era acompañado con vino bien regado y comilonas rayando el banquete.

Aparte del rol de actrices trágicas, las plañideras o lloronas servían de posta para que los deudos pudieran atender de buena forma a los invitados.

Pero ésta profesión tiene larga data, desde el antiguo Egipto comienzan a aparecer de manera oficial, y sus manifestaciones eran variadas: lamentos que podían convertirse en gritos descontrolados, dándose golpes en el pecho, echándose tierra en la cara, cabeza y cuerpo, o tirándose los cabellos con energía llegando en algunos casos a arrancárselos; es decir, acciones que permitan dar sentido al profundo dolor que implica la pérdida de un ser querido.

Después del largo velatorio acompañado de cazuelas , vino y mistelas, la romería al cementerio y el posterior entierro también contaba con la companía de éstas diosas del lamento. Una vez que se volvía a la casa y finalizado el triste periplo, a las Plañideras se les acababa la pena por arte de magia y pedían su justa paga por su tan buena actuación, ya sea dinero, o víveres (trigo, yerba mate o harina ).

Hoy en día el oficio es cada vez menos visto y sólo sobrevive en los arrabales de las ciudades o en sectores rurales de la América Latina.

Autor/Fuente
MiDulcePatria Rescatar y fomentar la cultura intelectual y popular, así como dar a conocer las diferentes tradiciones de Chile es la labor de Mi Dulce Patria. http://midulcepatria.cl
separa_entrada