martes 18 agosto, 2009
Etiquetas: ,

El Rey de La Araucanía y La Patagonia

El Rey de La Araucanía y La Patagonia

“…El 17 de noviembre de 1860 se proclamó rey de La Araucania con el nombre de Orelie Antoine 1º. Tres días despues anexaba La Patagonia a su reino por un simple decreto suyo y ambos dominios La Araucanía y La Patagonia fueron bautizadas con el sugestivo nombre de <em>Nueva Francia</em>”.

En 1859 era el jefe de la Frontera don Cornelio Saavedra, hombre de excelente condiciones militares y fina habilidad diplomática, que le sería muy útil con los indios al cumplir gran parte de su carrera en las márgenes del Biobio donde estudio el motivo de la rebeldía de los mapuches y la manera de tratar con ellos.

Pese a los levantamientos de 1851 y 1854 el coronel Saavedra se decidió pacificar la Araucanía e integrarla al territorio nacional definitivamente, logrando la continuidad del país. Para lograr su propósito Saavedra aprovechó su condición de intendente de Arauco, solicitó permiso al presidente José Joaquín Pérez, quien le advirtió que los indios no le dejarían clavar una sola estaca al sur del Biobio, pero el intendente logró que los mapuches le permitieran ingresar hasta el río Bureo, donde levantó el fuerte de Mulchen en 1862. Alentado por este éxito Saavedra con su admirable tacto diplomático , trabó amistad con los indios y continuó su avance hasta ocupar Angol sin la menor resistencia. Cumplida esta hazaña el coronel don Cornelio Saavedra le comunicaba al presidente de la republica que la ocupación de la Araucanía ¡ no nos costará mas que mucho mosto y mucha música!. Usando esa táctica fundó e hizo el trazado de la ciudad de Lebu el 6 de octubre de 1862 y al año siguiente refundo Angol.

Pero desde 1860 el coronel Saavedra debió afrontar un peligro que no estaba en sus cálculos, pues llegó a Valdivia un extraño personaje de ondulada cabellera que como único armamento lucia una espada, se llamaba Aurelio Antonio de Tounens que había concebido un audaz plan, por lo que se internó en suelo indígena hasta el rehue del cacique Quilapan que al escuchar su plan de cómo expulsar a los invasores lo fascinó y aceptó la idea de unir los pueblos sudamericanos en 17 estados, comenzando por la araucania que era la mas valerosa .

Quilapan y los demás caciques aceptaron y el 17 de noviembre de 1860 se proclamó rey de La Araucania con el nombre de Orelie Antoine 1º. Tres días despues anexaba La Patagonia a su reino por un simple decreto suyo y ambos dominios La Araucanía y La Patagonia fueron bautizadas con el sugestivo nombre de “Nueva Francia”. Luego se trasladó a Valparaiso para que se le reconociera el título, pero nadie le hizo caso. Furioso volvió a la Araucanía fijando su residencia cerca de Angol y cuando se dirigía a reunirse con los caciques para informarles sobre su misión con los huincas los indios lo entregaron a la pequeña guarnición de Nacimiento, luego lo llevaron a Los Angeles donde tras un breve proceso se le declaró loco, siendo recluido en la Casa de Orates, orden que no se concretó porque el cónsul de Francia en Chile lo envió a su patria en 1862. En Paris Tounenens publicó sus memorias y un manifiesto interesando al pueblo a que colonizara Nueva Francia, pero ni el pueblo, ni Napoleón III lo escucharon.

Entre tanto don Cornelio Saavedra avanzó hasta la línea del Malleco, fortificando sus puntos clave en el territorio conquistado. Las tribus Vivian libremente y de cuando en cuando eran invitadas a ”regados parlamentos” hasta que llegó el momento que tanto las tribus “abajinas y costinas” simpatizaron con la republica, no así las “arribanas” que habitaban los contrafuertes cordilleranos donde el temible cacique Quilapan gobernaba en franca rebeldía, esperando que algún día llegara su rey trayendo armamento para la guerra.

El incansable don Cornelio Saavedra movió otra pieza de su ajedrez al ordenar avanzar la frontera hasta la línea del río Tolten, donde se impuso que el rey Orelie Antoine I había regresado, bajándose en la costa atlántica del buque francés D´Entrecasteaux para cruzar la Patagonia y llegar a los dominios del cacique Quilapan, su amigo, a quien le manifestó que la citada fragata fondeada en la rada de Lebu traía cañones y fusiles para sus conas y la hora de la verdadera lucha había llegado, y así hacer que el gobierno chileno reconociera la existencia del Reino de La Araucanía y La Patagonia, según los indios y Nueva Francia según Tounens. Saavedra con una audacia extraordinaria ofreció a las tribus del río Tolten dos almudes de pesos fuertes por la cabeza del rey de Nueva Francia.

Orelie Antoine I al saber que su vida estaba puesta a precio, ya no se sintió seguro en su reino y toma su mas suprema decisión. Se despidió de su amigo Quilapan y tomó el camino que lo llevó a Buenos Aires, para seguir a Montevideo en donde se embarcó rumbo a Francia. Como en París nadie escuchó los reclamos de su causa, desilusionado se fue a su provincia natal donde murió en 1878 titulándose siempre como rey de La Araucanía y La Patagonia, luego su titulo pasó a su primo Aquiles I que ostentándolo se presentaba en un café para poder alimentarse, hasta que finalmente murió en 1902 en la miseria.

Autor/Fuente
www.inoschile.cl http://www.inoschile.cl
separa_entrada