martes 21 septiembre, 2010
Etiquetas: ,

El Presidente Montt, Centenario de Luto

El Presidente Montt, Centenario de Luto

En Julio, el Presidente de la República, don Pedro Montt, había partido a Europa para “medicinarse”, con permiso constitucional. Tenía menos de 60 años, pero el trabajo excesivo, la inquina de sus enemigos y muchos de sus correligionarios, apresuraron una arteriosclerosis que lo lleva a la muerte, en Bremen, el día 16 de agosto de 1910.

Las columnas de los diarios llevan gruesas guardas de luto. Ganaderos, legisladores, rentistas, militares y clérigos lo llaman con los mayores adjetivos laudatorios. Integérrimo, ecuánime, distinguido, prudente, respetable, sin tacha, honotabilísimo. Gobernantes extranjeros, príncipes y reinas se inclinan conmovidos ante su muerte.

Joaquín Edwards Bello lo recuerda como un Presidente triste, con cara de croque-mort (sepulturero), de figura “algo tétrica, todo de negro, con anteojos y sombrero de paja negro”.

El gobierno de Pedro montt se inicia en 1906 con mala estrella. No cabe duda que el terremoto de Valparaíso (16 de Agosto de 1906) no es una buena apertura de un gobierno.

El 26 de Marzo de 1907 fusilan al asesino Dubois. En diciembre del mismo año, el General Renard realiza la matanza de los obreros del salitre en la Escuela Santa María de Iquique. El 23 de Marzo de 1908 estallan los polvorines de Batuco. “El Parlamento, con una descortesía incomparable, le desechó casi siempre sus opulentos mensajes, lo que indujo constantemente al magistrado a recurrir a otros medios, siempre fuera de la Constitución , para llevar a cabo los trabajos públicos con que deseaba glorificar su Presidencia”, Escribe Francisco Ovalle Castillo.

Autor/Fuente
Alfonso Calderón Squadritto Cuando Chile cumplió 100 años, 1973, Editorial Quimantú
separa_entrada